Honduras: corrupción y diálogo sobre la mesa - Emancipación Siglo XXI

Titulares

viernes, 21 de agosto de 2015

Honduras: corrupción y diálogo sobre la mesa



Por Daniel Urbino *

La Habana (PL) La corrupción y la impunidad en Honduras sentaron a la misma mesa a empresarios, políticos, movimientos sociales y activistas, un hecho que puede construir avances para el país aunque varias voces lo consideran un diálogo entre sordos.

Otros Exclusivos:

El proceso que hoy vive la nación centroamericana tiene su historia.

Todo comenzó con el destape del robo de importantes fondos del Instituto Hondureño de Seguridad Social, hecho que se conoció a través de la denuncia de periodistas y generó una matriz de opinión muy negativa al Gobierno.

Durante varias administraciones el dinero de esa entidad salpicó diferentes bolsillos y, al parecer, una parte del monto terminó en las arcas del gobernante Partido Nacional.

Desde junio pasado, masivas protestas convirtieron las calles de las principales ciudades en un hervidero.

La presión de la opinión pública con fuertes marchas y protestas, sumada al hábil manejo de la situación por parte de partidos de oposición, obligó al Ejecutivo a tomar medidas.

De esa manera nacieron propuestas como la creación de un Sistema Integral Hondureño de Combate a la Impunidad y la Corrupción, y el llamado a un diálogo político con todos los sectores.

Esto plantea el fortalecimiento y la participación de la sociedad y de los poderes del Estado "para enfrentar de manera constructiva y democrática los retos que tenemos como nación", declaró el presidente Juan Orlando Hernández.

Las diferentes demandas y solicitudes requieren de una solución integral y amplia que produzca resultados contundentes, agregó y recalcó que el diálogo es un medio para que la sociedad aporte ideas con la mira puesta en la construcción de un consenso que permita la realización de los cambios necesarios.

No obstante, la propuesta chocó con varios escollos.

Los indignados -como se conoce al movimiento ciudadano que lidera las marchas anticorrupción- exigieron la instalación de una comisión internacional, condición que calificaron de obligatoria para participar en las pláticas.

A LA MESA 

Este 14 de agosto, el facilitador del diálogo nacional y 

representante de la Organización de los Estados Americanos, John Biehl, inauguró la primera ronda de reuniones del proceso y dejó entrever las complejidades del mismo.

El diálogo no puede darse para lenguajes que no son nobles, tampoco puede utilizarse para insultar, expresó Biehl luego del encuentro, dando a entender que la retórica estuvo subida de tono.

Las reuniones -declaró- no sirven para todo, son oportunas cuando se está dispuesto a discutir cosas y encontrar un camino que vaya resolviendo los problemas que deberán estar enmarcados en mutuo acuerdo.

Aún así, Biehl aseguró sentirse contento con este primer 

acercamiento, el cual se extendió durante toda la jornada a puertas cerradas en un hotel de Tegucigalpa.

De igual forma, el mediador enfatizó en la necesidad de realizar un cronograma para las conversaciones.

No estamos aquí para hacer un informe y que pasen seis meses sin resultados, esto tendrá plazos, advirtió.

En esta ocasión, cada representante tuvo cinco minutos para exponer su posición ante la situación de la corrupción y la impunidad en el país.

En declaraciones a medios locales, el extitular de la Secretaría de Finanzas, Arturo Alvarado, comentó que el encuentro fue una especie de "catarsis".

Cada quien expuso la situación del país y la conclusión es que a través del diálogo debemos de impulsar los temas de interés nacional. Muchos hablaron apasionadamente y hay que tener paciencia, opinó.

Otros participantes, como el empresario Armando Urtecho, tuvieron similares opiniones.

Lo que hubo fue una especie de catarsis, cada quien expuso sus consideraciones. Queremos que el país sea mejor con reglas claras y transparentes, expresó a la prensa.

También los Indignados participaron en este primer acercamiento, pero rechazaron ser parte de las conversaciones.

No nos vamos a sentar a dialogar con nadie mientras el presidente no solicite la instalación de una comisión internacional contra la impunidad, sostuvo la representante del movimiento, Gabriela Blen.

Se trata, explicó, de un acercamiento con diferentes sectores de la sociedad, no estamos sentándonos ni con Hernández ni con ninguno de sus representantes.

Blen recalcó que el requisito mínimo que el pueblo hondureño exige para conversar es que el gobernante solicite de manera formal a las Naciones Unidas la instalación de la comisión.

La jornada inicial no tuvo un final feliz.

A pocas horas del cierre de la reunión, la multitudinaria marcha de las antorchas -manifestación que se realiza todos los viernes desde hace más de 12 semanas- fue escenario de disturbios entre los participantes y las fuerzas de seguridad que rodean las cercanías de la Casa Presidencial.

La mesa está instalada, ahora solo restan los resultados que deben sacar a esa nación del hueco institucional al que la llevó la corrupción.

*Periodista de la Redacción Centroamérica y El Caribe de Prensa Latina.

arb/ymr/Urb




http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=4086491&Itemid=1

EMANCIPACIÓN | Siglo XXI ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario